Casa a casa, a la caza del Aedes

ucm-vc-cuSANTA CLARA, Villa Clara.— La campaña intensiva antivectorial se ha reforzado durante esta semana en la provincia villaclareña con la incorporación de un contingente de 1 200 estudiantes de Medicina, Estomatología y Enfermería, en esta ciudad y Sagua la Grande, las dos más complicadas con la presencia del Aedes Aegypti.

El territorio villaclareño ha logrado disminuir el nivel de infestación, pero todavía la presencia del mosquito registra niveles favorables para la transmisión del dengue, el chikungunya y el zika.

La doctora Alina Pérez de Armas, directora de Formación de Profesionales en la Universidad de Ciencias Médicas Serafín Ruiz de Zárate Ruiz, informó que en la cruzada contra el Aedes también participan cerca de 80 pedagogos.

El trabajo que despliegan en visitas, casa a casa, está encaminado a inspeccionar el inmueble, sus alrededores y capacitar sobre las medidas de prevención que se deben tener en cuenta, así como contribuir a elevar la percepción de riesgo de la población. Además, identifican casos febriles para su atención inmediata por los médicos.

Otra fase y nuevos frentes

GUANTÁNAMO.— La reducción del índice de infestación y de transmisión de dengue por el mosquito Aedes Aegypti es el resultado más sobresaliente del combate intensivo emprendido en este territorio desde el 19 de febrero último, con el objetivo de reforzar la campaña antivectorial.

Según informó el doctor Javier Pérez Azahares, director de Salud en esta provincia, la infestación sigue por encima del índice permisible, pero disminuyó de 0,31 a 0,21 y la reactividad de 46 a 26 por ciento. Eso significa, dijo, que disminuye la transmisión de la enfermedad.

En este resultado tiene especial destaque el accionar de un contingente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), integrado por oficiales, sargentos y soldados de la reserva de la Región Militar del territorio. Esta fuerza acaba de ser renovada, con la incorporación de un nuevo grupo de 150 reservistas, quienes abren nuevos frentes de combate al mosquito en la ciudad de Guantánamo y más allá.

Los del popularmente conocido como contingente verde participan en la eliminación de microvertederos, chapea en los alrededores de viviendas y edificios multifamiliares, desobstrucción de fosas y zanjas y recogida de desechos sólidos.

El doctor Pérez Azahares insiste en que moradores y vecinos de las casas cerradas en el momento de la fumigación, apoyen para solucionar esa problemática que persiste a pesar de la existencia de un cronograma de fumigación que establece días fijos en el sector residencial.

Fuente: Periódico Juventud Rebelde