Hepatitis: la primera causa de muerte en el mundo

De acuerdo con la investigación publicada, la Hepatitis se ha convertido en la primera causa de muerte en el mundo. Foto: Archivo.
De acuerdo con la investigación publicada, la Hepatitis se ha convertido en la primera causa de muerte en el mundo. Foto: Archivo.

¿Cuál es la principal causa de muerte en el mundo en relación con la salud humana? De acuerdo con la revista médica The Lancet,  es la hepatitis viral la razón por la cual un mayor número de personas muere anualmente.

Según revelaron a ese medio investigadores de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, y del Imperial College de Londres, en Gran Bretaña, las personas mueren anualmente por infecciones, fibrosis (cicatrización), y cáncer de hígado, asociados a ese padecimiento, por lo cual— destacaron— resulta más letal que el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), la malaria y la tuberculosis.

Según datos recopilados en 183 países, de 1990 a 2013 aumentó en un 63 por ciento las muertes por las complicaciones a causa de esa dolencia. De sus cinco tipos, los más mortíferos son los B y C; los virus que los generan acabaron con la vida del 96 por ciento de los infestados en 23 años. 

Los tipos A y E llegan al organismo a través de alimentos o agua contaminados, mientras que los B, C y D usualmente se trasmiten por el contacto con fluidos corporales de una persona infectada, indicó la agencia de Naciones Unidas.

Se trata de una inflamación del hígado, cuya causa más frecuente es viral, pero también puede deberse a otras infecciones, enfermedades autoinmunitarias o a la ingestión de sustancias tóxicas como el alcohol y las drogas.

En medio de esta mala noticia, complace saber que Cuba ha mantenido en 0 los casos la Hepatitis B aguda en niños menores de 5 años desde 1999, y desde 2006 en menores de 15 años. Igualmente, en 2015, BioCubafarma consiguió el registro sanitario de HeberNasVac en Cuba, una vacuna terapéutica nasal única en su tipo que permite tratar los casos de Hepatitis B crónica.

(Con información de Revista Médica The Lancet)