UCMVC se une al pesar por la desaparición física de dos de sus profesores

La Facultad de Medicina de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara se une al pesar por la desaparición física de dos de sus profesores: Dr. Antonio Artiles Artiles y Dr. Edgar Romero Monteagudo. El evento científico Ricardo Jorge Oropesa in Memóriam que convoca la Cátedra de la Historia de las Ciencias Médicas, adscrita a nuestra facultad, se dedicará este año a estos dos paradigmas de la docencia médica universitaria.

Sus enseñanzas y acciones han formado discípulos y levantado escuelas. A esos hombres iluminadores de la humanidad se les llama Maestros, palabra que resume la esencia de esa vida que los glorifica, los enaltece y los siembra hondamente en el alma de los pueblos. Los Doctores Antonio Artiles Artiles y Edgar Romero Monteagudo han iluminado a muchos en el camino de las esperanzas, de la vida. ¡Por eso los llamamos, Maestros!

profesores

Dr. Antonio Artiles Artiles

Fue especialista de Segundo Grado en Medicina Interna, Profesor Auxiliar y Profesor Consultante.

Nació el 15 de noviembre de 1924, en el barrio Seibabo (Santa Clara). Su infancia tuvo las limitaciones que para una familia campesina imponía la situación imperante en el país.

Cuando en 1952 Fulgencio Batista dio el golpe de estado, Artiles cursaba el último año de su carrera y junto a sus compañeros, rechazó esta acción. El Título de Doctor en Medicina se le expidió con fecha 17 de marzo de 1953.

En el hospital santaclareño “San Juan de Dios” (hoy “Celestino Hernández Robau”), comenzó a trabajar como médico honorario y asumió una consulta de Medicina General, también tenía asignado un día a la semana para atender casos de Cirugía pues tenía una formación práctica como cirujano.

Durante la Batalla de Santa Clara, en 1958 se encontraba en Mataguá, allí asistió a los enfermos y heridos que le enviaban. Otro servicio que prestó a la causa revolucionaria fue destinar su vivienda como dispensario.

En agosto de 1960 ocupa el cargo de Médico Residente de Medicina Interna. Cuando muchos médicos abandonaban el país en los primeros años de la Revolución, este galeno prefirió luchar junto a su pueblo; por eso integró la Brigada Médica cuando se produjo el ataque mercenario por Playa Girón, también estuvo en la lucha contra bandidos en el Escambray.

Cuando se crea la Escuela de Medicina de Las Villas, en 1966, el doctor Artiles integra el joven claustro de profesores que inició la docencia médica en la región central del país, formó parte de la Cátedra de Medicina Interna y a partir de entonces conjugó su labor asistencial con la docente por 43 años. En sus más de cuatro décadas como docente impartió la asignatura de Medicina Interna, siempre en el mismo hospital que lo acogió como recién graduado, ocupó la responsabilidad de la docencia para Internado, Residentes y en los Cursos de perfeccionamiento de Medicina General Integral.

Se mantuvo como tutor o asesor de investigaciones científico- estudiantiles y Tesis de Residencia. Durante tres años fungió como Jefe del Grupo Provincial de Medicina Interna de la entonces provincia de Las Villas, integró la Comisión Provincial de Asma, en la que participó en el análisis de las causas de muerte por esta enfermedad en la provincia de Villa Clara. Colaboró con el Grupo Nacional de Medicina Interna para elaborar el Manual de Procedimiento del diagnóstico y tratamiento de Medicina Interna, que se editó en 1976.

Fue de los galenos que indicaba solo los complementarios necesarios para emitir un diagnóstico, pues consideraba que quien trabaja en constante vínculo con los enfermos, se va cuestionando y encuentra en la práctica un buen fundamento. La superación constante, unida a su larga experiencia le avalaban su diagnóstico preciso, por lo que muchos le llamaban el Brujo, pero él afirmaba que no era un clarividente, ni adivino, sino que había tenido que estudiar mucho, y lo seguía haciendo porque un médico nunca puede desvincularse del conocimiento.

Este galeno villaclareño, valorado como “una gloria de la Medicina en Cuba”, también se destacó en su labor investigativa, hizo valiosos aportes a la asistencia y a la docencia médica y sus publicaciones constituyen una bibliografía de obligada consulta para estudiantes de Medicina y de su especialidad.

Este destacado profesor consideraba que la dignidad, la honestidad y la ética médica son valores imprescindibles para los profesionales de la Salud. Creía necesario fortalecer la ética médica, por cuanto existía el desmérito entre profesionales y esta debía primar con pacientes y familiares. Afirmaba: “Hay secretos que se develan en el momento preciso, cuando haya certeza. Pienso que debemos aprender mucho más”.

Falleció el 28 de diciembre de 2015.

Dr. Edgar Romero Monteagudo

Psicólogo clínico, Doctor en Pedagogía, Profesor Consultante, Profesor Titular Consultante de Psicología Médica de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, Diplomado en Psicoterapia en República Checa, 1985, Máster en Psicología Médica, Especialista en Psicología de la Salud, Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

Nació el 27 de mayo de 1938. Su infancia no tuvo grandes limitaciones pues la posición de la familia hizo que desde pequeño pudiera empezar a estudiar.

En la Escuela Normal de Las Villas, simultaneaba los estudios de bachillerato y magisterio, allí recibió clases del Doctor Gaspar Manuel Jorge García Galló quien tuvo una notable influencia en él, pues lo acercó a la pedagogía, al saber universal e influyó en su personalidad en el aspecto ideológico y vocacional.

En el año 1955 se gradúa de Bachiller y en 1956, de maestro en la Escuela Normal, con categoría de alumno eminente. Posteriormente matricula las carreras de Pedagogía en La Universidad de La Habana y periodismo en la escuela que entonces existía.

Inició el ejercicio de su profesión en el poblado de Báez, en la finca El Mango, con 40 alumnos en un aula multígrado. Después del triunfo revolucionario, se produjo la reapertura de La Universidad de La Habana y reanuda sus estudios sin dejar de ejercer como maestro. En este período es designado director de la Escuela Nacional número 9 “Mártires del Moncada” (hoy escuela primaria que lleva este nombre ubicada en la carretera a Sagua). En el propio año 1959 matricula en La Universidad de Las Villas la especialidad de Psicología, porque como él mismo dijo: “Es la ciencia que le posibilita conocerse mejor a sí mismo y a los demás”.

Ante el llamado de la patria en el año 1961 para la Campaña de Alfabetización, no vacila y se incorpora como buen maestro. Por las noches impartía clases y se destaca como asesor metodológico en Varadero y Santa Clara, en la preparación pedagógica a los brigadistas.

Cuando el ataque imperialista y mercenario a Playa Girón, cumplió la orden de no interrumpir las tareas de la Campaña de Alfabetización, mantuvo abierta la escuela No. 9 que dirigía, recogía medicinas, vigilaba y continuaba trabajando de día y de noche. Igualmente sucedió cuando la Crisis de Octubre de 1962 en que se mantuvo trabajando normalmente en el centro, a pesar de las renuncias simultáneas de 3 maestros, asumiendo él y su colectivo las responsabilidades de impartir las clases.

En el año 1963 se gradúa de Psicología en La Universidad Central, en 1965 se traslada a trabajar a la Facultad de Psicología de La Universidad Central. A partir de aquí simultaneaba este trabajo con el de psicólogo clínico del Hospital Psiquiátrico Provincial. Serían sus eternas pasiones la psicología clínica y la docencia.

El 3 de marzo de 1966 fue designado jefe de departamento en la Escuela de Psicología, hoy facultad.

Durante el curso escolar 1971 – 1972 abandona el cargo de jefe de departamento de la Escuela de Psicología y continúa su labor como psicólogo clínico. Es llamado a prestar servicios como profesor de Psicología en la Escuela de Medicina (hoy Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara), primero como profesor adjunto en el área clínica y luego, como profesor de la plantilla del centro con categoría de Profesor Auxiliar.

En el año 1976 ocupó la Presidencia de la Filial en Villa Clara de la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud.

En el año 1983 viajó a la URSS, como parte de un convenio de colaboración entre el ISCM y la Universidad de Amistad con los Pueblos “Patricio Lumumba” de Moscú, donde ofreció conferencias y recibió información sobre la metodología de la superación de los CCP. Visitó la Universidad Lomonosov de Moscú, con iguales objetivos y el primer Instituto de Medicina I. M. Setchenov de Moscú (Cátedra de Psicología Médica y Pedagogía).

Desde el año 1980 fue profesor principal de los cursos: Psicología Médica, impartido en el ISCM – VC y Psicología de la Educación y la Enseñanza.

Los estudiantes lo recuerdan como el profesor brillante que todos admiran, por su capacidad intelectual, por sus certeras orientaciones. Otros lo admiran por su consagración, por su excelente trato, por su gran humanismo, pero todos reconocen en él a un gran maestro.

Fue Profesor Titular de Psicología Médica del ISCMVC desde 1984. Fue asesor metodológico del vicerrectorado docente durante 23 años. Impartió cursos de posgrado y entrenamientos de Pedagogía de la Educación Médica Superior, Psicología Clínica, Psicología Médica, Psicopatología y Psicofarmacología. Miembro del Comité Académico de 3 Maestrías y profesor de ellas.

Participó en numerosos congresos internacionales en su especialidad. Fue presidente del Consejo de redacción de la revista Medicentro. Realizó más de 25 publicaciones científicas relacionadas con Pedagogía, Psicología y Bioética. Fue miembro de la Cátedra de Bioética y presidente de tribunales del proceso de categorización docente en los últimos 25 años. También fue vicepresidente de la Cátedra Martiana del ISCM VC desde 1995.

En el año 2001, alcanza la categoría de Profesor Titular Consultante. Se mantuvo como presidente de la Sociedad Científica de Educadores en Ciencias de la Salud hasta el año 2005 después de 10 años en el cargo. En los años 2003 y 2004, organizó y desarrolló los eventos científicos “Martí en 3 siglos”, en el que fue moderador de las mesas redondas sobre esa temática.

Este eminente psicólogo y profesor universitario recibió varias medallas y distinciones.

Falleció el 3 de enero de 2016.